Conectarse

Recuperar mi contraseña

Navegación 2

Últimos temas
» Little Words [Normal]
Lun Ago 01, 2011 3:09 pm por Invitado

» Seven ╬ Seas: POTC ROL {Afiliación Normal - Confirmación}
Lun Ago 01, 2011 11:15 am por Invitado

» One day too late {THE VAMPIRE DIARIES} {NUEVO# Se necesita gente (: || NORMAL ||
Lun Ago 01, 2011 1:04 am por Invitado

» Vampire Chronicles RPG [Elite]
Dom Jul 31, 2011 8:42 am por Invitado

» Aresto Momentum, Afiliación Elite. {Muchos personajes cannon libres!}
Lun Jul 25, 2011 7:22 pm por Invitado

» new Kuroshitsuji - Normal
Miér Jul 20, 2011 3:13 pm por Invitado

» Grace Ballato.
Sáb Jul 16, 2011 7:52 pm por Grace Ballato

» Registro de Grupo
Sáb Jul 16, 2011 6:27 pm por Grace Ballato

» Registro de Apellido.
Sáb Jul 16, 2011 6:26 pm por Grace Ballato

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Jue Jun 23, 2011 10:14 am.
Administración
Afiliados


ROL4US


Delilah A. Hughes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Delilah A. Hughes

Mensaje por Delilah A. Hughes el Dom Jun 26, 2011 7:08 am




Delilah A. Hughes
"Cuidarías de mí... ¿para siempre...?"

Nombre completo: Delilah Alice Hughes. Los que la conocen (su familia) acostumbran a llamarla Lyla, los que por contra optan por burlarse de ella debido a sus deficiencias la llaman Autómata, Coja o Tartaja.

Edad: 16

Nacionalidad: Homer, Alaska

Grupo: Infectado

Ocupación: Estudiante por cuenta propia

Orientación sexual: Heteroseuxal en teoría, asexual en la práctica


Descripción Psicológica:
-¿Por qué no sales a pasear un rato? Hoy hace sol...
-Últimas noticias papá: resulta que si camino sola más de cinco minutos termino de bruces en el suelo.

Lyla es realista, conoce su enfermedad de sobra y sabe lo limitada que está por ello así que no le queda más remedio que resignarse... lo cuál no quiere decir ni mucho menos que le agrade o lo admita en voz alta. Sabe que nunca podrá ser feliz, al menos no del todo, del mismo modo que sabe que carece de sentido tener sueños o metas que nunca logrará alcanzar. A su tierna edad se ha visto obligada a madurar más deprisa que la media para poder enfrentar sus problemas diarios y aunque se esfuerza al máximo para ser lo más autónoma posible eso sigue sin ser suficiente y la triste realidad es que no sería capaz si quiera de prepararse su propio plato de comida sin la ayuda de alguien. Es por ese mismo motivo que no puede verse como algo más que una inútil que estorba la gran mayor parte del tiempo.

-¿Estás bien, cariño? Te noto muy callada...
-Oh, ¡sí tranquilo! Sólo estaba admirando los copos de nieve a través de la ventana. ¿Verdad que son preciosos?

Exteriormente intenta mostrarse positiva y optimista, cree que es lo mínimo que puede hacer por su hermano y su padre después de todo lo que se esfuerzan por ella, pero la verdad es que a pesar de eso ella ya está rota por dentro y rara es la noche que antes de acostarse o de despertarse no llora amargamente y a solas en su habitación. No se siente sola, Dios la libre de eso, pero sí incomprendida e incompleta, y no sólo por su enfermedad. Siempre ha echado de menos el apoyo de una presencia femenina en casa pero no es algo que haya podido elegir así que procura pensar en ello lo menos posible. Cuánto más acusados son los "inconvenientes" del día en concreto más se le agria el humor por pura frustración.

-¿No deberías estar estudiando?
-Pues sí, pero voy dos lecciones adelantada así que...

Es lista, rematadamente lista, aprende y absorbe información con relativa rapidez pero no es algo de lo que le guste presumir. Tiene un gran mundo interior, como se suele decir, pero dado que nunca ha tenido amigos con los que compartirlo se muestra muy introvertida y tímida con los desconocidos. Es raro que se sienta capaz de iniciar una conversación, más teniendo en cuenta que al ponerse nerviosa sabe que empezará a tartamudear y hacer ruidos "extraños" con la lengua, así que procura acercarse lo menos posible a los locales donde hay gente y en todo caso siempre lo hace acompañada de su padre o de su hermano. Es como una mariposa encerrada en una urna de cristal de la cuál ni puede ni quiere salir, pues lo poco que ha visto del mundo exterior la asusta y es cruel con ella sin siquiera llegar a conocerla.

-No pienso pedirle perdón, fue él el que la cagó
-¿Y qué?, ¿eso impide que dejes de quererle? Deberías ir a darle un abrazo en vez de quedarte ahí con el ceño fruncido. Eso tampoco solucionará nada....

El rencor, la maldad o la violencia son términos desconocidos para Delilah. Siempre se muestra afectuosa, cariñosa e incluso algo ingenua, pues no se puede decir que conozca demasiado el mundo real si no tenemos en cuenta lo que ha podido ver por televisión o leer en los periódicos. En circunstancias normales, y debido a su innata curiosidad, se molestaría en descubrirlo por si misma pero dada su escasa esperanza de vida todo eso no parece tener mucho sentido. Tras haber convivido sólo con dos varones durante más de diez años se podría decir que es oficialmente la encargada de repartir abrazos y besos sin ningún tipo de reparo. Al fin y al cabo está claro que ni Sam ni su padre se los van a negar.



Historia: Los Hughes nunca destacaron demasiado dentro del pequeño pueblo de Homer, sólo eran una familia más de pescadores trabajadores que se cuidaban unos a otros. Su padre trabajaba como pescador en la temporada de calor, y en invierno conseguía ganarse algún dinero haciendo pequeños trabajillos como carpintero o electricista. Con su sueldo él y su familia tenían lo suficiente para ser felices.
Fue cuándo Delilah nació que todo empezó a cambiar. El complicado y largo parto ya parecía ser un augurio de lo que estaba por llegar y pocos meses después descubieron que la pequeña había heredado una extraña enfermedad neurodegenerativa llamada Ataxia de Friedreich y que no había ningún tratamiento para curarla. Aquello dejó a sus padres destrozados.

A pesar de ello los Hughes se mantuvieron unidos, como siempre, y la madre de Lyla se encargó personalmente de darle todas las atención y cariño que cualquier niña hubiera soñado... hasta que llegó el fatídico día en que se le diagnosticó un tumor que no pudo separar. Algunos llegaron a rumorear que las mujeres de la familia debían de estar malditas porque tan mala salud no podía ser natural.
Después de la muerte de su madre Samuel y Philip tuvieron que hacerse cargo de los cuidados de Delilah. Sam dejó el instituto a los dieciséis y se puso a trabajar con su padre como pescador. Ambos se turnaban para cuidar de su hermana e hija, y aunque al principio les costó, terminaron por acostumbrarse.

Pero la cruda realidad es que ellos no son el problema, ellos se esfuerzan al máximo por darle a la pequeña de la casa todo lo que necesita, por hacerla feliz, pero por desgracia no podrían conseguirlo a menos que consiguieran curarla. Lyla se siente como una carga la mayor parte del tiempo y a la tierna edad de 12 años ya llevó a cabo su primer intento de suicidio que por suerte fue detenido a tiempo por su padre cuando la pequeña intentaba saltar al río helado desde un puente en el que él y su hermano estaban pescando. Después de ese hubo dos intentos más que por poco acaban con la vida (¿y el sufrimiento?) de la joven Lyla pero lo cierto es que los varones de la casa no tienen ni la más remota idea de la cuantiosa cantidad de veces que se ha sentido tentada de hacerlo. Por suerte o por desgracia no suele encontrar el valor suficiente para llevar a cabo dichas acciones y por eso día tras día despierta en su propia pesadilla, salpicada muy de vez en cuando por retazos fugaces de felicidad sin los cuáles ya estaría totalmente muerta por dentro.

Hace un par de años prometió a su hermano que dejaría de pensar en esa opción, o que al menos sencillamente no lo intentaría hasta que su estado fuera demasiado doloroso, por eso aguarda el momento en el que sus torcidas y descompensadas piernas ya no puedan sostenerla más, porque entonces será libre de dicha promesa y podrá volar, finalmente, a otro lugar.

Familiares:
Philip J. Hughes


56 años; Pescador; Homer, Alaska

El padre de Lyla siempre ha sido un hombre de pocas palabras, rudo, trabajador y al que le cuesta mostrar sus sentimientos. Quiere a sus hijos, y no lo demuestra con palabras ni gestos cariñosos, simplemente con pequeños detalles. Entre él y Sam hay una buena relación, se entienden sin apenas palabras y saben que se tienen el uno al otro para cualquier cosa pero con su hija la cosa es algo más compleja ya que se nota que no tiene claro como tratar a una chica tan frágil y de una edad tan complicada. Aunque está lleno de buenas intenciones más de una vez ha metido la pata al tratar con ella y Lyla protesta: "Papá, ¿no podrías ser un poco más cariñoso?", a lo que él responde "Lo intento, pero no es tan fácil cielo...".

Cassandra M. James


45 años, fallecida; Ama de casa; Homer, Alaska

La madre de Lyla siempre fue una mujer cariñosa, que se sacrificaba por sus hijos. Ella se encargaba de Delilah, ambas estaban muy unidas. Murió por un tumor cerebral y a pesar de que Lyla era muy joven por aquel entonces (5 años) puede sentir lo mucho que la echa de menos.

Samuel B. Hughes


25 años; Pescador; Homer, Alaska

No hay nada fuera de lo común en Samuel. Es un joven chico de pueblo que únicamente se dedica a trabajar para su familia. Sam nunca ha tenido sueños ni ilusiones. Nunca quiso ser astronauta de pequeño, ni después en la adolescencia deseó ser una estrella de Hollywood. Siempre ha sabido muy bien que terminaría trabajando junto a su padre en el negocio de la pesca, y aunque tal vez no sea el trabajo de sus sueños, no se queja. Después de la muerte de su madre se ha encargado del cuidado de su hermana pequeña, Lyla, junto a su padre (+info).

Enfermedades:
  • Padece ataxia de Friedreich, una enfermedad neurodegenerativa que causa en quienes la padecen un deterioro progresivo del cerebelo y ganglios espinales dorsales. Más información, aquí.
  • Los síntomas que por el momento padece son disartria, escoliosis y descoordinación en los movimientos.
  • El tener dificultades para moverse hace que en ocasiones use muletas. Cuando la enfermedad avance más es seguro que tendrá que usar silla de ruedas.

Gustos:
  • Por encima de cualquier cosa o persona está su hermano, Sam. Le adora, le quiere y le admira hasta límites que rozan lo prohibido pero teniendo en cuenta que ya está condenada, ¿a quién le importan unos cuántos prejuicios sociales y lo que es políticamente correcto o no?
  • Adora la lectura, una actividad con la que puede meterse de lleno en mundos imaginarios mucho más interesantes, libres y mágicos de lo que será nunca su propia vida. Uno de los pocos lugares del pueblo en los que se la puede ver relativamente a menudo es la pequeña y vieja librería de la calle Fleming.
  • Le gusta la fotografía y la practica a menudo, las pocas veces que sale de casa. Por desgracia cada vez le cuesta más tomar las instantáneas que le gustaría pues el movimiento de sus dedos entorno a una simple cámara se vuelve difícil por momentos.
  • Le encanta cualquier comida o sabor dulce, ya sea chocolate, vainilla, nata...
  • Le gusta el ballet, el patinaje sobre hielo, el claqué y en general cualquier actividad artística que requiera coordinación y gracilidad de movimientos. Es algo que la cautiva precisamente por el hecho de ser inalcanzable e impensable para ella.
  • Le encanta cuando su padre se esfuerza por hacerla sonreír de manera torpe y tosca.
  • Adora a los animales, porque no la juzgan por sus problemas. Con ellos puede ser ella misma.

Odios:
  • Lo que más odia en el mundo es a si misma, por suponer una carga y una responsabilidad tan grande para aquellos a los que tanto quiere. Por mucho que le repitan que no tiene la culpa de padecer su enfermedad ella no es capaz de verlo así y la culpabilidad la consume día tras día.
  • No le gusta que le recuerden lo que no puede hacer o lo que padece. Como si no fuera evidente...
  • Que se burlen de ella sin siquiera esforzarse en conocerla.
  • La verdad es que detesta asistir cada domingo a misa y que los feligreses la miren compasivamente pero es algo que nunca ha dicho en voz alta ya que si asiste es para acompañar y complacer a su hermano.
  • Que las chicas se acerquen a su hermano.

Fobias:
  • Las multitudes, la ponen nerviosa debido a su propia falta de confianza y autoestima.
  • Las pesadillas que han empezado a asaltarla durante la noche.
  • Teme el día en que tenga que postrarse en una silla de ruedas.

Otros:
  • Nunca se separa del colgante con forma de estrella que talló su hermano y le regaló para su décimo cumpleaños.

avatar
Delilah A. Hughes
Infectado
Infectado

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delilah A. Hughes

Mensaje por Delilah A. Hughes el Dom Jun 26, 2011 11:32 am

#Finalizada
avatar
Delilah A. Hughes
Infectado
Infectado

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delilah A. Hughes

Mensaje por Joseph A. Fletcher el Dom Jun 26, 2011 11:51 am

Ficha aceptada.
Ahora mismo te otorgo rango y color.



JOSEPH ABBEL FLETCHER

En lo único en lo que creo es en la munición
Solo me conocerás una vez. || ¿Relacionarte conmigo?, tarea difícil.
avatar
Joseph A. Fletcher
Humano
Humano

Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 21/06/2011
Localización : Homer, Alaska;

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delilah A. Hughes

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.