Conectarse

Recuperar mi contraseña

Navegación 2

Últimos temas
» Little Words [Normal]
Lun Ago 01, 2011 3:09 pm por Invitado

» Seven ╬ Seas: POTC ROL {Afiliación Normal - Confirmación}
Lun Ago 01, 2011 11:15 am por Invitado

» One day too late {THE VAMPIRE DIARIES} {NUEVO# Se necesita gente (: || NORMAL ||
Lun Ago 01, 2011 1:04 am por Invitado

» Vampire Chronicles RPG [Elite]
Dom Jul 31, 2011 8:42 am por Invitado

» Aresto Momentum, Afiliación Elite. {Muchos personajes cannon libres!}
Lun Jul 25, 2011 7:22 pm por Invitado

» new Kuroshitsuji - Normal
Miér Jul 20, 2011 3:13 pm por Invitado

» Grace Ballato.
Sáb Jul 16, 2011 7:52 pm por Grace Ballato

» Registro de Grupo
Sáb Jul 16, 2011 6:27 pm por Grace Ballato

» Registro de Apellido.
Sáb Jul 16, 2011 6:26 pm por Grace Ballato

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Jue Jun 23, 2011 10:14 am.
Administración
Afiliados


ROL4US


Virginia Aynabel Hadler Blue.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Virginia Aynabel Hadler Blue.

Mensaje por Virginia A. Hadler el Miér Jun 22, 2011 3:00 am




Nombre completo:
Virginia Aynabel Hadler Blue.

Edad:
Veinticinco años.

Nacionalidad:
Homer, Alaska.

Grupo:
Humana.

Ocupación:
Ladrona, carterista.

Orientación sexual:
Heterosexual.


Descripción Psicológica:

- ¿Y... cómo te llamas? - dijo él sin dejar de mirarla.
- ¿Qué como me llamo? Como tú quieras que me llame. - contestó sin más, sonriendo como él le gustaba que le sonriesen.

Ella es el caballo indomable. Nadie ha logrado jamás conocerla y pocos saben su nombre real. Virginia es alguien cambiante, distinto, casi irreal. Su comportamiento inusual llega a llamar tanto la atención que tienta hasta a los más astutos. Ella es distinta, ella no es lo que aparenta porque jamás aparenta lo que realmente es.Virginia es una carta con doble cara, es la maleta con doble fondo, la superficie es aquello que tú más deseas. Nunca se mostrará tal y como es, jamás dejará ver lo que realmente siente porque ella ha vivido y vivirá para ser lo que el otro desea. Ella será capaz de ver en el fondo de tu corazón, de buscar aquello que más esperas para convertirse en ello y con eso conseguir todos y cada uno de sus propósitos. No tiene miedo a jugar porque carece del miedo a perder, porque jamás pierde. Aquí donde la ves para aquello a lo que se dedica - el engaño y la mentira - necesita una gran astucia y valentía y eso es lo que realmente le sobra. Es ágil y atrevida, sabe lanzar los dados y no duda un instante en hacerlo. Es un as en los embustes y es el ladrón de los ladrones. Con clase. Porque Virginia tiene clase. Viste de forma que jamás llame la atención y suele robar sólo a aquel que tiene más de lo que se merece con seducción y persuasión. Siempre dispuesta a ser ella la que marque el camino e imponga las reglas. Aún y con todo esto es una mujer en toda regla, femenina hasta la médula aunque carece de la educación pertinente cuando le tocan la moral. Se ha criado en la calle y eso deja verlo en alguna barbaridad que desciende de sus labios cuando no toca. Su jerga es habitual del lugar de donde vive y de la familia de la cual procede, pocos saben realmente quien es, a veces ni ella misma lo sabe.

Respecto a tener amigos, no está en su vida ese mismo ámbito. Virginia, hoy Amanda y mañana Helena, no es capaz de tener un grupo de amigos por más de una semana. Es por esto mismo que suelen denominarla una maldita solitaria. Anda y vive sola porque es capaz de defenderse absolutamente sola de todo aquello que pueda ocurrirle. Su inteligencia es extraordinaria y a más de uno ha dejado sin aliento. Ha visto la muerte con sus propios ojos y ha podido sentir que cuando la vida de alguien no merece ser vivida no importa arrebatarla, es por esto mismo que no tiene reparos en atacar, segura de que jamás nunca lograrían atraparla, de que ella es más lista que todo el pueblo unido, que todo el estado en si mismo y los que vienen después. Esto despierta en nosotros la idea de que en la verdadera Virginia, aquella que luce su nombre con honor, es una mujer egocéntrica e irónica, plagada de ingenio y absolutamente segura de si misma. He de deciros entonces que no estás equivocados. Ella cree en ella, ella sabe que todo lo que haga ha de estar bien porque no existen realmente nadie mejor que ella en aquel corrupto mundo. Ella hace el mal, lo hace de frente y sin reparos mientras que los demás, entre oscuros corazones y almas errantes lo hacen a escondidas entre buenas acciones para que no suene tan alto y terrible. No soporta la hipocresía de la vida y por ello suele contrarrestarla siguiendo todos y cada uno de sus impulsos y dejándose llevar por las más bajas pasiones sin atarse a nada, sin pensar en el qué dirán, Virginia no tiene reparos en decir lo que siente, en hacer lo que siente a cada momento aunque eso esté denominado como pecado capital.

Tened por seguro entonces que el terreno de amor no es menos complejo. Carece de sentir porque no quiere hacerlo. Sabe que el amor existe porque según ella ha llegado a experimentarlo y puede decir con toda la certeza del mundo y sin miedo a equivocarse que es el mayor error que puede cometer el ser humano. Detesta con cada fibra de sus ser las mariposas en el estómago y la ansia de verle cada segundo de tu vida, el sentir que por él darías la vida. Sólo lo ha llegado a sentir una vez y se ha jurado que no lo hará jamás. Su único contacto con el sexo masculino no es más que para una falsa amistad, como es costumbre explicado ya anteriormente, como para conseguir uno de sus propósitos ya sean algo claros o más oscuros mediante la seducción y su precioso rostro de Diosa griega. Virginia no tiene vergüenza alguna y no tendrá reparos en decir lo que piensa cuando lo piense. Pondrá verde a todo aquel que no le caiga bien delante de él y de miles de personas más. Suele llamar la atención y es lo que busca aunque luego nadie la reconoce ni se acuerda de ella. Tiene cierta influencia sobre las masas y suele considerársela un alma libre, con pensamientos revolucionarios y un corazón de líder. Adora dar ordenes aunque sabe que a ella nunca le tocará hacerlo. Es capaz de morder, arañar y luchar por aquello que quiere o necesita. Virginia es alguien a quien nunca nadie llegará a comprender, un ser cambiante, una mujer que realmente es indomable. Es al gato que trepa de tejado en tejado, es la belleza que robó tu vieja cartera. Es la ladrona que desearías atrapar. Puede estar en cualquier lugar, puede estar en ninguno y a la vez encontrarse en los dos. Es el misterio, es aquello que te tienta, que quieres conocer, y que te sacará hasta las entrañas.

¿Quién es? ¿Cómo es en realidad? ¿Qué esperas de ella, y ella de ti? ¿Te atreves entonces a entrar en el mundo de la mentira, el embuste y la maldita seducción? Ten cuidado entonces, las arañas te enredan en su telas, quizá no puedas escapar, jamás.

- ¿Le tienes miedo a algo, Emily? - dijo la que creía ser su amiga a Virginia.
- Supongo que todo el mundo le tiene miedo a algo. - confesó ella.
- ¿A qué? - frunció el ceño la otra.
- A que me tachen de irreal. - sonrió, irónica en su interior, divertida, jugando, siempre.



Historia:
La joven Virginia, siempre soñadora y vivaz, llena de amor que repartir, por lo menos cuando aún era una pobre niña que no tenía ni idea de lo que el destino y los senderos peligrosos de la vida tenían deparado para ella. Esta, deseosa de vivir y darlo todo, nació una estupenda tarde de primavera en la que las flores empezaban a enseñar al mundo su gran belleza. Era una niña preciosa, de ojos claros y mirada hipnotizante, era un niña que envidiar nacida en una familia con mucho que desear. Desde que nació el mundo ya le dijo que para ella la vida jamás sería fácil y eso empezaba a preocupar a su familia. Aún siendo una niña que se hacía querer en lo más hondo de su corazón la rebeldía brillaba por si misma y asustaba más de la cuenta. La muchacha de cabellos negros como la noche se hacía mayor. Día tras día sus padres lo daban todo por ella. Había tenido la mala suerte de nacer en una familia pobre, que por mucha lucha poco tenían para llevarse a la boca. Aún y todo eso su padre y su madre trabajaban por ella, para que su vida fuese como la de las demás niños, para que comiera cada día, para que nada le faltase.

No es que la cosa no funcionase, porque lo hizo. Su madre y ella eran la reinas de aquel castillo al que llamaban hogar. Su padre lo daba todo por ellas, y es por eso mismo que no había nada más importante para ella que su familia. Los tenía en un altar y es posible decir que aún los ama con todas sus fuerzas. Pero no todo iba a ser relativamente bueno para Virginia, pues ya he dicho que el destino tenía preparado un futuro menos fácil, más cruel, complicado, confuso, de lo que esto puede llegar a parecer. Fue cuando ella cumplió trece, en aquel mismo cumpleaños que sus padres habían salido a trabajar la tierra y desaparecieron, sí. Nada volvió a ser como antes. Virginia les esperó, un día, y otro, y otro, y así hasta que se quedó sin nada que llevarse a la boca y toda provisión se pudrió. El dolor atacaba su corazón y se dio cuenta de que sus padres habían desaparecido para no volver. Ella era sólo una niña y nadie la escuchó jamás. Se revolvió contra la misma sociedad empezando a odia a todo aquel que en su camino se cruzase y se decantó por robar y vivir de los demás antes que de su propio sudor, que rebajarse a tener un dueño. El dolor de la perdida provocó graves trastornos en Virginia, enfocándole la vida desde un punto de vista distinto al del mundo en general, cambiándola, haciéndola diferente y menos real.

Todos esos años, uno tras otro, se forjó en la mentira y el embuste. Aprendió a robar, a ganar, nunca a perder y no dio jamás su brazo a torcer. Virginia se convirtió en una mujer de armas tomar. Cogió el toro por los cuernos y lucho por su libertad. Se dejó llevar por las pasiones, por los sentimientos y emociones y empezó a odiar todo tipo de represión en contra de aquello que te lleva a actuar por el puro "qué dirán". Se empeñó en darlo todo por ella misma y luchó por todo aquello que ella veneraba. Virginia se convirtió en lo que ahora es, porque cada día que pasaba ella era más fuerte, más ágil y sin duda más astuta. Se convirtió en alguien a quien temer. Mintió hasta la saciedad y jamás se dejó atrapar. La que nació en Homer se hizo llamar por todo nombre conocido y por conocer, cambió su identidad y deformo su aspecto tantas veces hizo falta para conseguir todos y cada uno de sus propósitos completamente segura de que lo haría. La seducción y la persuasión siempre han estado de su parte, ella, iba a mandar por encima de todo aquello que desease, estaba completamente segura.

Pero no todo iba a funcionar a su gusto. Siempre lo dice y siempre lo dirá que su mayor error fue enamorarse. Homer, un pueblo que se pierde en la nada, Homer, en Alaska, un verano en el que ella tenía bajas las defensas apareció un hombre que la volvió completamente loca. Virginia, que luchaba contra cualquier sentimiento que nunca creyó conocer cayó en las redes de aquel gran empresario al que sólo quería sacarle algo de dinero. Vivió la época más feliz y desastrosa de su vida. Se aferró a los sentimientos, se dejó llevar por el corazón, las mariposas y las promesas de eternidad para caer en el foso del olvido, rodeada de viejas calaveras y calada hasta lo más hondo. Ya no había nada para ella. Él jugó, él ganó. Ese fue el momento más terrible de su vida - quitando la extraña desaparición de sus padres - al darse cuenta de que la habían vencido, de que ella había perdido el mando y de que él mismo había desaparecido de su vida sin dejar rastro, partiéndole el corazón. Desde ese instante en el que se dio cuenta de que no era todo como esperaba cogió su corazón para acorazarlo en contra del amor y se dedicó a su vida y a la mismísima supervivencia. Virginia se aferró a la idea de que los hombres sólo eran para beneficiarse y de que su corazón jamás volvería a sentir nada por nadie. Se atrevió a poner barreras y volvió a centrarse en ser la mejor, inteligente, astuta y prácticamente perfecta para que jamás pasara lo peor, que acabase pudriéndose entre rejas.

Los inviernos fríos en Homer no son más que otro que pasa. Actualmente su residencia se encuentra en las partes bajas de la ciudad, escondida en una vieja casa que se cae a trozos de ocupa. Su único objetivo en la vida es que nadie llegue a conocerla jamás como es en realidad, aún temiendo que sus mismas mentiras acaben consumiéndola por siempre y para siempre. Se esconde en el sonido de su piano olvidando y a la vez recordando el pasado que la quema, que la destroza y la hace mirar hacia delante con mucha más fuerza y vitalidad. Propensa a perdidas de apetito, a depresiones y ataques de ira, Virginia no es una mujer común. Ella vive de lo que el mundo la deja vivir y se juega la vida por todo lo que de verdad necesita. Carece de temor a la muerte y no duda en aplicarla si es necesario. Es peculiar, vengativa, y tiene aún mucha vida para mostrar que ella es lo mejor que le ha pasado al mundo.

Familiares:
· Giselle Marie Blue Connor: Esta es la madre de Virginia. Ella siempre fue una mujer de bien que amó a su hija y luchó por dárselo todo el tiempo que estuvo a su lado. La mujer trabajaba en el campo, junto a su marido. Lo poco que conseguían era para darle una vida mejor a la niña que luego no sería tan honrada como sus padres habían llegado a soñar una vez. A los cuarenta y tantos, no se sabe exactamente, desapareció junto a su marido para no volver a dejar rastro y que hija tuvo que vérselas con la vida ella sola.

· Bernart Guillem Hadler Williams: Y este es el padre de la jovenzuela. El hombre se dedicó toda la vida al campo junto a su mujer y quería a su hija como a nada en este mundo. Para él era su princesa y siempre soñó con darle una vida mejor de la que tenían, algo que de verdad creía que se debía merecer. Con lo que ganaba le daba de comer a su hija y a su mujer, las dos hembras de la familia a las que tanto había querido. Un día, sin dar aviso previo, desapareció junto a su esposa y eso dejó a la joven Virginia sola.



Enfermedades:
· En ocasiones y depende el momento por el que pase suele sufrir de depresiones que la llevan a trastornos alimenticios importantes.

Gustos:
· El tabaco, suele necesitarlo en exceso.
· El café por la mañana, aunque el de la vieja cafetera de la casa que ocupa sepa a oxido.
· Los zapatos, parecerá una tontería pero la vuelven loca, suele fijarse muchísimo.
· Los paseos por la playa, no importa la época del año.
· Mentir, se ha vuelto adicta a ello, tanto que a veces llega a pensar que es una obsesa, una enferma.
· Sentarse sobre un viejo tejado a contemplar las estrellas las noches en las que se siente perdida.
· El sonido del piano, el tacto de sus dedos contra sus teclas, la dulce melodía y las horas frente a él.


Odios:
· Que le mientan a ella, no puede soportarlo puesto que ella siempre debe ir un paso por delante y captar toda mentira o patraña.
· Que alguien logre pillarla, que sea más astuto que ella.
· No soporta la hipocresía social en la que está sumida el mundo, los prejuicios, el que el mundo se esconda.
· Odia el amor, le hicieron daño, no piensa dejar que eso vuelva a ocurrir.
· Detesta que no caigan en sus redes, esto si ocurre se convierte en un reto personal.
· Que la juzguen a ella cuando nunca lo hace.
· No podrá soportar que le recuerdes que ella no es todo aquello que se inventa, que le digas que sólo es una pobre muchacha, odia que se lo recuerden aunque pocos suelen saberlo.


Fobias:
· Teme que la encierren, que aten sus alas que no la dejen volar todo lo que ella necesita.

Otros:
· Tiende a obsesionarse con facilidad de personas o cosas y no tiene remedio hasta que se le pase.
· Es caprichosa y vengativa, esto es peligroso.
· En su corazón siempre guardará el recuerdo del que dice que es su primer y último amor.
· Ha sufrido de depresiones y anorexia en los momentos de más tensión en su vida, es propensa a subidas y bajadas de humor cosa que suele preocupar.
· Suele ir a rezar por sus padres, les echa de menos y aunque no es creyente piensa que a lo mejor, como tanta gente lo hace, sirve de algo y les llega a ellos, es el único modo de "contactar" con el mundo de los muertos.

avatar
Virginia A. Hadler
Humano
Humano

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 21/06/2011
Localización : Donde nunca puedas encontrarme.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.