Conectarse

Recuperar mi contraseña

Navegación 2

Últimos temas
» Little Words [Normal]
Lun Ago 01, 2011 3:09 pm por Invitado

» Seven ╬ Seas: POTC ROL {Afiliación Normal - Confirmación}
Lun Ago 01, 2011 11:15 am por Invitado

» One day too late {THE VAMPIRE DIARIES} {NUEVO# Se necesita gente (: || NORMAL ||
Lun Ago 01, 2011 1:04 am por Invitado

» Vampire Chronicles RPG [Elite]
Dom Jul 31, 2011 8:42 am por Invitado

» Aresto Momentum, Afiliación Elite. {Muchos personajes cannon libres!}
Lun Jul 25, 2011 7:22 pm por Invitado

» new Kuroshitsuji - Normal
Miér Jul 20, 2011 3:13 pm por Invitado

» Grace Ballato.
Sáb Jul 16, 2011 7:52 pm por Grace Ballato

» Registro de Grupo
Sáb Jul 16, 2011 6:27 pm por Grace Ballato

» Registro de Apellido.
Sáb Jul 16, 2011 6:26 pm por Grace Ballato

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Jue Jun 23, 2011 10:14 am.
Administración
Afiliados


ROL4US


Joseph A. Fletcher

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Joseph A. Fletcher

Mensaje por Joseph A. Fletcher el Miér Jun 22, 2011 1:46 am




Nombre completo:
Joseph Abbel Fletcher.

Edad:
Treinta años.

Nacionalidad:
Minnesota - Estados Unidos.

Grupo:
Humano.

Ocupación:
Sheriff de Homer.

Orientación sexual:
Heterosexual.



Descripción Psicológica:

- Dime, Joseph, ¿tanto daño te ha hecho la Iglesia para que la odies tanto? -
- La Iglesia no es más que una sarta de mentiras y valores desgastados, no me interesa -
- Los valores de la Biblia no son valores desgastados, son ejemplos que... -
- Son sermones, basura hecha oro, he dicho que no me interesa -
- Entonces, Joseph, ¿en qué crees para seguir viviendo cada día? -
- Creo en la munición, amigo mío -

Así lo pintaron y así se deja ver, sin tapujos, pues el Sheriff de Homer es tan real como la vida misma y tan sincero como agua cristalina a ojos de un inocente. No hay cortinas que necesite para tapar sus ideales, ni tampoco máscaras que le protejan de la sociedad, nunca necesitó ocultar sus pensamientos, ni tampoco deshacerse de sus propósitos. Es libre, águila que vuela en libertad y que es difícil de amansar debido a la altura que alcanza, casi rozando las nubes, acariciando sus sueños. Muchos de ellos rotos, por desgracia, pero suyos y propios, de su cosecha, de esos que tan solo él puede desarmar y reconstruir una y otra vez.

Su vida se encuentra cargada de idealismos, baratos en su mayoría, vaivenes de colores apagados, castillos de arena que se derrumban con el llegar de las olas, suyos y propios, como sus sueños. Vive de ellos, se alimenta de ellos, pues son lo único de su niñez que aún se mantiene en pie. Adiós cariño, hasta luego amor sobrevalorado, Joseph es un hombre con el cual tener cuidado, no te acerques mucho, pues este vaquero de Homer deja muy malas quemaduras. Para ser más breve y conciso, al igual que la filosofía de Joseph, dejaré en claro que: No le caes bien. No le caes bien ni tú, ni el otro, ni el del Maroto. A lo largo de su vida se ha dado cuenta de que tratar a las personas como todo vándalo se merece es la manera más correcta de caminar por el sendero equivocado. Él lo sabe, que no es apropiada su actitud, pero le es indiferente. Si tiene que decirte a la cara lo muy poco que le agradas, que es lo más seguro, lo dirá sin remordimiento alguno. Su lengua viperina y sus malas formas siempre fueron su mayor arma y escudo, ya desde adolescente, cuando creía que podría devorarse el mundo con sus divagaciones demagógicas. Por ese entonces, también era iluso.

El Sheriff de Homer no se anda con niñerías, es agrio como el limón y arisco como el que más. Complicado será el ganarse su respeto, más aún cuando piensa que éste ya no puede ser más degradado por las personas. No hay respeto, no hay educación. Si no hay educación, él puede hablarte como le de la real gana. ¿Queda claro?, no le importa tampoco. La vida le ha dado demasiados palos por su orgullo siempre activo y él ha aprendido a recibirlos sin soltar alarido a cambio. Un hombre no se hace duro a medida que cumple años, la madurez no influye en nada; en esta vida hay que sufrir, pasar por pesares de verdad, para llegar a comprender lo jodida que es. ¿Niños de papá y mamá?, vais a saber lo que es el infierno si os topáis con él.

Distante es habitualmente, reservado cuando está sobrio, aunque eso no implica prohibición a la hora de relacionarse con los demás. Claramente, siempre y cuando él quiera, pues si no se encuentra de humor, lo más seguro es que te mande a tomar por culo. No le insistas, ¿de acuerdo?, no vaya a ser que termines entre rejas por acosar a un federal. No confía en nadie, nunca lo hizo, es por tanto muy reacio a hablar de su vida privada y más aún de su etapa de matrimonio. Sin embargo, es capaz de contarte toda su jodida vida si va hasta el culo de alcohol. Al igual que ponerse agresivo, faltar el respeto más de lo habitual y de creerse el señor y dueño del universo. En verdad luego eso no lo piensa, en serio, o quizás no me creáis tanto.
Es mal hablado, algo que se nota nada más entablar conversación con él, educado lo justo y piensa que todo problema se puede solucionar con un buen tiroteo de por medio. No flaquea, no rehuye y tiende a tomarse las situaciones de la vida lo más irónicas posible. Señor de la ironía, lo llaman muchos, amarga vidas lo llaman otros, un jodido pedante, al final terminan pensando.

Es por tanto un gran amante del sarcasmo, del incordio y más aún de la humillación a la persona ajena. No te lo tomes a mal, él es así, no hay telón de por medio. Si piensas que es un gilipollas es porque en verdad es un gilipollas, no te cortes en comentárselo, la mentira nunca fue de su gusto y parece olerlas a kilómetros. Sin embargo, aguarda, no vayas a ser hombre, no tener tetas y provocar un completo escándalo a puños.
Puede llegar a ser tu mejor amigo, tu más ansiado colega, pero como te involucres en sus asuntos podrás salir muy mal parado. No gusta de ayuda, no quiere apoyo. Él solito sabe mear solo, ¿de acuerdo?, él solo se las apaña. Esta manera de ser de él tan solo le hacen ver a los demás lo profundamente amargado que está. Lo deja ver, sin temor alguno, pues le importan tres pepinos lo que piensen de él. Él rige su ley como es debido, presenta su propia manera de realizar las cosas y ajusticia de la mejor forma sensata posible. Si bien es cierto que pierde los papeles con facilidad, por asuntos de pega en su mayoría, también es cierto que es considerado como uno de los hombres más honestos que te puedas encontrar. Aunque eso no quita que pueda liarse a golpes contigo en algún bareto de poca monta.

Júzgale, di de él todo lo que se te venga en mente, créale una nueva vida, no importa, su ego siempre se encontrará en continuo aumento. Da igual lo mucho que te esfuerces en destruírle, su arrogancia siempre prevalece presente, su prepotencia rompe fronteras. Como ese águila, ese animal que vuela libre, lejos, muy lejos de lo que los otros animales puedan pensar de él. Es libre, vuela alto, por encima de todos, rozando las nubes, alcanzando sus sueños, creyendo en lo que él desea creer, sin manipulaciones, sin más fundamentos que los que él piensa. Nadie puede domarle, nadie puede alcanzar al águila. A no ser que le disparen.

- Agente, explícate cómo funcionan las cosas aquí en Homer -
- Todo se soluciona con un tiro de mierda, Señor -
- Vuelva a repetirlo, por favor -
- ¿Todo se soluciona con un tiro de mierda? -
- Oh, no sabes lo que me pongo cuando escucho esa frase -



Historia:
Sencilla, concreta y fácil de entender es la historia del que ahora es Sheriff de Homer, en un pasado, más bien conocido como Joseph Fletcher "el niño abandonado por sus padres y encasquetado a sus abuelos". Aún habiendo nacido en el Estado estadounidense de Minnesota, hace hoy treinta años, Joseph siempre se ha considerado procedente de la región de Alaska en la que vive. Abandonado sin cuidado alguno por sus padres y teniendo como único signo de referencia el cariño de sus abuelos, el muchacho creció ajeno al mundo en el pequeño poblado de Homer. Su siempre querido hogar.

Complicado fue adaptarse a la vida de aquel frío infernal. Con tan solo cinco años de edad y acostumbrado al calor del centro-norte americano, sus primeros años en Alaska fueron duros y bastante peligrosos para su salud. Se convirtió en un niño enfermizo, carente de vida propia, hasta que su abuelo y padre a la vez decidió pasar todo el tiempo que fuese necesario junto a él. En poco tiempo el muchacho fue reconocido como el único nieto del Sheriff y, por tanto, niño sumergido en cantidad de privilegios.

Con el tiempo, sus cualidades como estudiante mejoraron notablemente. Sacaba muy buenas notas aún considerándose como el adolescente más rebelde y atolondrado del lugar. No había nadie en Homer que no conociese las locuras que Joseph Fletcher realizaba junto a su grupito de amigos cada vez que el verano llamaba a la puerta del pueblo. Joseph se convirtió en un joven popular y tras dejar los estudios de lado por amor a su propia familia allí, pues no deseaba tener que salir de Alaska para seguir estudiando, decidió prepararse para tomar las riendas del pueblo una vez su abuelo faltase.

Un año, un año pasó desde que se convirtió en el ayudante del Sheriff antes de conocer a Claire y enamorarse perdidamente de ella. Una mujer rubia, alta de estatura, de ojos color caramelo que provocó en el, por entonces aún joven Joseph, el deseo de compartir toda una vida junto a ella. Nunca entendió cómo pudo amarla tan desorbitadamente, nunca comprendió como una mujer pudo convertirse en el centro de su vida, pero en lo que sí se arrepintió fue en haber creído ciegamente en todas y cada una de las palabras que aquellos labios de fresa habían soltado por su boca. Y así fue como cinco años después ella voló, se fue con otro, lo más probable, y le dejó tras una balanceante experiencia matrimonial tirado por los suelos. Nunca más, se dijo. Y así sigue hasta ahora, divorciado y asqueado de la vida al mismo tiempo.

Finalmente, a la edad de los 26 años, su abuelo Simon falleció debido a una fuerte gripe agarrada en cama. Tal pérdida provocó que el puesto de Sheriff de Homer se le fuese otorgado a él, un empleo que a día de hoy aún conserva debido al excelente trabajo que ofrece a la pequeña comunidad de vecinos. Un año más tarde, desgraciadamente, su abuela murió en las mismas condiciones que había fallecido su abuelo. Fueron dos duros años para Joseph que, sin lugar a dudas, no olvidará en su vida.

Actualmente, sigue residiendo en Homer, Alaska. Su vida se ha vuelto monótona y cotidiana y se queja de ella a menudo aunque en el fondo piense de distinta manera. Le gusta residir allí y le fascina realizar el trabajo que desempeña. Sin embargo, últimamente no se encuentra cómodo con respecto al ambiente que está sufriendo el pequeño poblado donde reside. Algo va mal y Joseph teme por ello.



Familiares:

Peter Ian Fletcher: Padre de Joseph, 74 años. Actualmente vive en Minnesota junto a su mujer. Poco recuerda el Sheriff de la relación que presentaba con su padre y es por tanto que prefiere no hablar del tema cuando éste sale a la luz sin su consentimiento. De lo poco que se sabe de él es que era un hombre atado a conflictos, que mantuvo una condena en prisión de diez años y que prácticamente ha olvidado que tiene a un hijo viviendo fuera del estado donde reside.

Madison Eve McGrahall: Madre de Joseph, 70 años. Actualmente vive en Minnesota junto a su esposo. Al igual que con su padre, Joseph recuerda demasiado poco de las vivencias que tuvo con la 'señora Fletcher', como prefiere llamarla. Bien es cierto que el recuerdo que mantiene de ella es mucho más cálido que el de su padre, pero de igual modo poco quiere saber. En ocasiones se manda cartas con ella, pero en éstos últimos años Joseph ha preferido perder todo contacto.

Simon Rolf Fletcher: Abuelo de Joseph, fallecido. Siempre fue considerado la imagen referente para su nieto, Joseph, además del padre que siempre deseó tener. Gratos recuerdos son las vivencias que mantuvo con su abuelo, una persona querida por todo el pueblo debido al eficiente trabajo como Sheriff que realizaba. Nunca mantuvo ningún tipo de conflictos con él y su fallecimiento fue una pérdida bastante grande para el propio Joseph.

Ginger Marie Bush: Abuela de Joseph, fallecida. Más conocida como 'la esposa del Sheriff', Ginger fue considerada por Joseph como la madre que nunca llegó a conocer a la perfección. La mujer nunca mostró una fuerte relación como la que mantenía con su abuelo, pero cierto fue que inculcó en Joseph muchos de los buenos valores que hoy en día el muchacho presenta; el uso de la humildad, sobretodo. Su fallecimiento también causó estragos en la vida del muchacho, al darse cuenta de que tras su muerte, se encontraba prácticamente solo.


Enfermedades:
· Sufre de fuertes migrañas que suelen aparecerle en momentos de lo menos inesperados. Los dolores que presenta suelen ser graves y afectan, en muchas ocasiones, a su sistema visual. De igual modo, prefiere mantenerlo en secreto. "Son dolores de cabeza sencillos, solo eso".


Gustos:
· Se muere por toda comida picante, le fascina.
· La munición, teniendo en cuenta que sabe bastante de este campo.
· Los cigarros y, en más de una ocasión, devoción hacia los puros.
· La bebida, toda y cuanta la que pueda retener en su cuerpo.
· Una camiseta de cuadros rojos y negros, su habitual cuando no está de servicio.
· Las películas que presenten un alto grado de comedia; también le gustan las infantiles.
· Le agradan los niños pequeños, aunque nunca lo admitiría en público.
· El desorden en su propia casa, la perfección nunca estuvo de su lado.
· La música de rock clásico, presenta un gran repertorio que cuida con mucho mimo.
· Las ironías y sarcasmos forman parte de sus ámbitos de vida.



Odios:
· La Iglesia y todo lo referente a ella; no es católico, ni tampoco tolerable con ésta.
· El matrimonio, desde que se divorció de su primera mujer, este tema le produce náuseas.
· Sus propios padres, unos 'entes' siempre desaparecidos de su vida.
· Las personas embusteras, mentirosas o mínimamente imbéciles.
· Tú mismo.



Fobias:
· Una vez más, el matrimonio se ha convertido en su peor pesadilla.
· Presenta una fuerte fobia hacia los cangrejos, tuvo malas experiencias con ellos.
· Tu estupidez.



Otros:
·Joseph siempe fue un muchacho rebelde y bastante popular en el pueblo de Homer, sin embargo, nunca consideró a ninguno de sus compañeros como sus amigos. Siempre fue demasiado arisco.
· Se casó muy joven, a la edad de los 19 años, con la mujer que creía que era la mujer de su vida. Ésta misma, cinco años más tarde, decidió romper su matrimonio.
· No es creyente, para nada y suele soltar blasfemias hacia la Iglesia bastante gordas. ¿El motivo?, echar la culpa a alguien de la mierda que fue su matrimonio.
· Es de los pocos del pueblo que sabe de una extraña pandemia que se está propagando y cabe decir que está investigando sobre el tema sin decir nada a nadie.
· Es un artista con las armas, son su pasión y las disfruta más que una mujer o un buen vaso de vino.
· Posee dos tatuajes, uno en el pecho derecho y otro en el antebrazo izquierdo.
· Ama a su Cadillac del 67, una maravilla que heredó de su abuelo Simon.

avatar
Joseph A. Fletcher
Humano
Humano

Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 21/06/2011
Localización : Homer, Alaska;

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.