Conectarse

Recuperar mi contraseña

Navegación 2

Últimos temas
» Little Words [Normal]
Lun Ago 01, 2011 3:09 pm por Invitado

» Seven ╬ Seas: POTC ROL {Afiliación Normal - Confirmación}
Lun Ago 01, 2011 11:15 am por Invitado

» One day too late {THE VAMPIRE DIARIES} {NUEVO# Se necesita gente (: || NORMAL ||
Lun Ago 01, 2011 1:04 am por Invitado

» Vampire Chronicles RPG [Elite]
Dom Jul 31, 2011 8:42 am por Invitado

» Aresto Momentum, Afiliación Elite. {Muchos personajes cannon libres!}
Lun Jul 25, 2011 7:22 pm por Invitado

» new Kuroshitsuji - Normal
Miér Jul 20, 2011 3:13 pm por Invitado

» Grace Ballato.
Sáb Jul 16, 2011 7:52 pm por Grace Ballato

» Registro de Grupo
Sáb Jul 16, 2011 6:27 pm por Grace Ballato

» Registro de Apellido.
Sáb Jul 16, 2011 6:26 pm por Grace Ballato

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Jue Jun 23, 2011 10:14 am.
Administración
Afiliados


ROL4US


Howie Otto Über {90%}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Howie Otto Über {90%}

Mensaje por Howard O. Über el Jue Jun 30, 2011 12:50 pm




Nombre completo:
Howard Orson Über

Edad:
Veintinueve.

Nacionalidad:
Estadounidense, Florida.

Grupo:
Humano.

Ocupación:
Médico.

Orientación sexual:
Heterosexual.



Descripción Psicológica:
Aunque siempre aspiró a que le conociesen como a su padre -Doctor Über- cuando ya fuese partícipe en una clínica, al terminar su carrera universitaria en Alaska y mudarse al pequeño pueblo de Homer donde los recursos sanitarios eran más bien escasos, el apelativo 'Doctor' parecía demasiado formal para el joven médico. Howie, así le llaman todos, por mucho que en la puerta de la sencilla consulta médica se aprecie el rótulo que su padre tenía en la puerta de su consulta de vuelta en Florida. En un estado tan frío como aquel la gente era practicamente inmune a los típicos resfriados que tan fácilmente se contagiaban en regiones más calurosas, sin embargo no quitaba que sufriesen múltiples enfermedades que, con tan pocas facilidades, curar las más sencillas podía convertirse en todo un acertijo. El Doctor era bien conocido en la población y, a pesar de su juventud, transmitía confianza a todos y nunca se daba por vencido cuando un paciente se sentaba en la camilla de su consultorio. Lo daba todo por su trabajo y eso hacía que fuese respetado en la reducida comunidad.



Historia :
¿Qué hace alguien procedente de florida en el estado más frío del país? Lo que en un principio pretendía ser una visita a su decadente padre, se convirtió en un anhelo por recuperar el tiempo perdido y una lucha continua por ayudar a ese progenitor al que no tuvo el gusto de conocer como debiere.

Howie nació en la cálida Florida, aunque nunca fue de los que pasasen demasiado tiempo bajo los rayos del sol. Él no era el típico surfero de tez bronceada, pues su piel tendía a enrojecer inmediatamente en cuanto el astro rey le alcanzaba, delatando así su sangre del norte. Sus padres eran ambos procedentes de Alaska, ciudad en la que vivieron felizmente casados hasta el día en que Lorrayne, cuyo estado de gestación aún yacía en la ignorancia, se fugó con su amante - un médico que estaba de paso en la gélida ciudad de Homer - al país de procedencia de este. Dejó a Walter, el padre del bebé que ella esperaba, con el corazón roto y las lágrimas en los ojos pero sin nada que hacer para salvar su matrimonio.

Nueve meses después la mujer de profundos ojos castaños dio a luz a la criatura y su amante, ahora oficialmente pareja desde que Walter accediese a firmar los papeles del divorcio, creía sin titubear que el chiquillo era sangre de sus sangre y así lo crió, como su propio hijo. Howie fue creciendo y evolucionando como uno más, desconociendo la verdadera procedencia de su genética y aspirando a ser médico como aquel a quien creía ser su padre. Pero pronto algo superior a sus cabezas ensombreció a la familia, siendo abatidos por el repentino infarto cerebral que sufriría el médico cuando el pequeño acababa de celebrar sus diecisiete. Un duro golpe que significó que Lorrayne no levantase cabeza y que Howie desease con más ganas ser médico y demostrarle a aquel que le había enseñado todo en la vida donde quiera que estuviese, que él había seguido sus pasos para enorgullecerle.

No fue hasta que el joven terminase de cursar su primer año en la carrera de medicina en Florida que su progenitora se armó de valor tantos años después, y con la desaparición de su amado a quien nunca le desveló la verdad. Ella le contó lo sucedido en Alaska, como enloqueció por el que haría que viajase al sur de Estados Unidos y como había fingido que el niño que llevaba en el vientre era suyo propio aún a sabiendas que si hacía cuentas la concepción había sido antes de que mantuviese relaciones con el amante - además de que la mirada y la apariencia del muchacho era la viva imagen que su padre biológico-.

Howie era un chico sensato y aunque no le gustó en absoluto el haber vivido un engaño, supo perdonar a su madre y tomar la decisión de tomar contacto con aquel familiar que le había sido negado, aquel hombre al que le arrebataron al amor de su vida y a un hijo de cuya existencia desconocía. Voló a Alaska con poco equipaje y con intención de pasar un verano, pero los acontecimientos quisieron que su estadía fuese algo más prolongada.

La situación en Homer era bastante inusual e intrigante. La gente moría por motivos desconocidos e inexplicables por la ciencia y los médicos del lugar ¿La última víctima en sufrir los síntomas? Walter Berry. El estado en que Howie encontró a su verdadero padre aún era lo suficientemente estable como para narrarle lo sucedido, disculparse en nombre de su madre y en el suyo propio por no haber estado presente todos esos años, y aprovecharon ambos para disfrutar de su compañía. Eran muy parecidos, dos gotas de agua, y aunque se pudiese decir que serían incompatibles, lo cierto es que no habían dos personas que se llevasen mejor. El verano terminaba y los primeros rasgos de la desconcertante infección afloraron. Howie, enternecido por el reencuentro con su progenitor, ávido por saber más de él, deseoso por pagarle por todo el tiempo perdido, indiferente ante lo dejado en Florida - pues su madre comprendía su marcha - y cautivado por los retos medicinales que mostraba la ciudad de Homer; el futuro médico tomo la decisión de terminar de cursar Medicina en su ciudad de procedencia, cuidando así de su padre.

Años han pasado ya desde que Howie pisase Alaska por primera vez y descubriese la verdad. Su padre había fallecido como muchos otros, o más bien había desaparecido, siendo una víctima más de la inexplicable enfermedad que asolaba la ciudad. Él había terminado su carrera hacía un año y ya llevaba otro con su propia consulta y un pequeño laboratorio construído en el sótano del adosado que se compró con ahorros recibidos por la herencia de su madre, quien también falleció al tiempo de llegar él al norte fruto de su depresión. Ya quedaba atrás el hecho de que no le quedaba familia, en cierto modo estaba superando - aunque no soportase el tema -. Ahora está plenamente integrado en la ciudad y el clima de Homer, con todas sus dificultades y avenencias, y con una reputación innegable en la sociedad allí. Pero, aunque parece que la calma llene su vida, algo le corroe por dentro, las mismas preguntas que le asediaron a su llegada a Alaska tanto tiempo atrás se han intensificado con la marcha de su padre ¿qué se esconde tras esas desapariciones? ¿qué las explica? Él apoya la ciencia, todo tiene una explicación, y está dispuesto a hallar la respuesta a esas dudas.

Familiares:
Walter Berry {PADRE BIOLÓGICO - FALLECIDO}
Desconocía de la existencia de un descendiente hasta que se postró en Alaska cinco años antes de su muerte. Estuvo casado con Lorrayne, quien le rompió el corazón al abandonarle por otro cuando sólo llevaban dos años juntos; firmó los papeles del divorcio porque aún la quería y deseaba su felicidad, por lo que permaneció soltero y pudriendose en su despecho hasta su muerte. La relación con Howie demostró ser excelente, pese a que tuvieron poco tiempo para disfrutar de su compañía.
Lorrayne Berry {MADRE - FALLECIDA}
Su nombre de soltera era Lorrayne Stonham, y se casó con Walter enamorada pero con el tiempo la llama se apagó. Se fugó a Florida con su amante, el Doctor Über, embarazada de su marido pero convenciendo al médico de que era suyo. Compartió su vida con la de este último tras el divorcio, criando juntos a la criatura. Lorrayne cayó en una fatal depresión que le llevaría a la muerte por intoxicación unos años después de perder al que fuere su amante.
Paul Über {PADRE - FALLECIDO}
Llegó a Homer para investigar las extrañas desapariciones y volvió a Florida con una mujer colgada del brazo. Lo que él no supo jamás es que el bebé que esta llevaba en su viente no era suyo sino del hombre al que dejó en Alaska. Aún así Paul, un médico de gran prestigio, crió a Howie con todo el amor del que fue capaz y la relación con su hijo era excelente. Falleció de un derrama cerebral.



Gustos:
-Retos. Si algo está ganado desde el principio se convierte aburrido y desmotivante, prefiere enfrentarse a problemas complicados en los que poder estrujarse los sesos antes de dar con la solución. Esta afición suya hace que el 'misterio' de la enfermedad que asola Homer sea muy fascinante para él.
-Ejercicio físico. Le gusta mantenerse en forma pero normalmente no tiene tiempo para matarse en el gimansio así que sólo cultiva su cuerpo cuando está estresado o necesita pensar, le ayuda mucho.
-Niños. Tan ingenuos y débiles, con risas contagiosas que podrían curar el cáncer si eso fuese posible. Le enterncecen, tal vez porque no tuvo hermanos ni ha tratado cono pequeños muy de cerca. Quiere ser padre, algún día.
-Frío. Procedente de Alaska ya no toleraba las altas temperaturas cuando vivía en Florida por lo que al llegar al norte fue un gustazo sentir la necesidad de abrigarse - aunque tampoco estaría de más un poco de sol achicharrante de vez en cuando-.
- Socializarse. No se pierde una buena fiesta y con un par de copas encima se convierte en el rey del mambo. Esto ha sido así siempre, ofreciendo una imagen desenfadada a la tradicional seriedad de los médicos, pero su juventud ha justificado su jovialidad. Sin embargo, en los últimos días en los que se le ve más taciturno parece que le cuesta más darse a conocer y abrirse, carcomido por las dudas y esa enfermedad que se llevó a su padre y parece que seguirá así sin descanso con el resto de la población.

Odios:
- No tolera que crean que son mejores que él. No es que sea engreído, sabe que hay gente con mayores conociemientos que él mismo, sólo que prefiere no saberlo. Es como cuando llevas dos horas haciendo un puzzle y te colocan las dos últimas piezas que no sabías cómo meter, él podría haberlo hecho y tu le has fastidiado la satisfacción de resolver su enigma.
- Odia no saber las respuestas a las preguntas que le plantea la vida, siendo la indescifrable enfermedad que continua arrasando Homer su interrogante más desquiciante.
- ¿Haber perdido a su familia cuenta como odio? Pues sí, no le gusta nada sentirse sólo en el mundo. Lliteramente no lo está, tiene amigos y gente que le aprecia a su lado, pero el no tener lazos de sangre con nadie hace que se sienta como que no pertenece a ninguna parte - aunque esto no lo diga nunca-.

Fobias:
Está luchando por descubrir una cura, o al menos una explicación, a la enfermedad que mató a su padre y sigue cebándose de la gente sin ningún patrón. No hay características similares entre los afectados que esclarezcan la situación, por lo que le aterra ser 'el siguiente' ya que comienza a creer que esto no es fruto de un virus, es demasiado selectivo pero desorganizado a la vez como para ser fruto de una bacteria ¿y si hubiese algo ahí afuera?

avatar
Howard O. Über

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 30/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.